Oct 11, 2017

El mediocampista de 30 años, Gary Medel, fue contundente a la hora de negar lo que declaró la mujer del capitán de la selección chilena, Claudio Bravo. En su cuenta de Instagram, Carla Pardo, aseguró que los jugadores iban borrachos a entrenar o directamente no lo hacían.

“Se iban de fiestas e incluso no entrenaban de la borrachera que llevaban. A quien le quepa el sombrero que se lo ponga y que se deje de andar llorando”, señaló Pardo en sus redes sociales.

Finalmente fue Gary Medel, otro referente de la selección chilena, quien tomó el mando y negó las acusaciones. “Yo nunca he visto a un compañero borracho ni entrenar borracho. Yo no lo he visto. Todos los que han estado en la selección lo han hecho de buena forma y se han roto el culo”, afirmó “El Pitbull”.

Por otro lado, el mediocampista de Chile habló del fin de la “Generación Dorada”, destacando que, “fueron 10 años muy lindos para nosotros. A los chilenos les dimos muy buenos momentos. Lamentable lo que pasó hoy, fue triste”. Al mismo tiempo el futbolista del Beşiktaş, reconoció: “Se cierra un ciclo. Ahora se empieza de nuevo. Espero que la generación que venga lo haga de la mejor forma”.

Finalmente, le consultaron al ex Inter por su posible renuncia, a lo que remarcó que estará en la selección cada vez que lo necesiten: “Tengo 30 años, puedo seguir por mucho tiempo más”, sentenció.

En cuanto a la partida de Juan Antonio Pizzi, Medel fue contundente: “Fue un gran técnico. Todos pensábamos que íbamos a ir al Mundial. Pero el ciclo se acaba y ahora el que venga que lo haga de la mejor forma”.

Fuente: INFOBAE