Dic 21, 2017

Paulinho, centrocampista del Barcelona, concedió una entrevista al diario británico The Guardian. En ella, el brasileño repasa su carrera, desvela que estuvo a punto de dejar el fútbol cuando tenía 19 años, califica como “difícil” su etapa en el Tottenham y habla de su llegada al Barça…

Momento difícil: “Tenía 19 años y dije que no quería jugar más al fútbol. En Lituania me habían maltratado racialmente, en Polonia no me habían pagado, y pensé: ‘No necesito esto’. Le dije a mi familia que no volvería a jugar al fútbol. Mi esposa intervino y me dijo: ‘¿Qué puedes hacer? Lo único que sabes hacer es jugar al fútbol’…”.

Su etapa en el Tottenham: “Villas-Boas me fichó en julio de 2013 y en diciembre se fue. Él me había querido, habíamos hablado mucho, y luego, seis meses después, Tim Sherwood estaba al cargo. No hubo ningún problema con él, era muy joven, un buen entrenador, pero el equipo no estaba bien y se vio presionado para cambiar las cosas. Hizo las cosas de forma un poco diferente, pero yo jugué los últimos ocho o nueve partidos esa temporada. Luego vino el cambio de Sherwood por Mauricio Pochettino. Mi primer partido con Pochettino jugué en mi posición, pero después de eso jugué en todas las posiciones, aparte de la mía. Tenía un sistema diferente, y si no estás en tu posición en un fútbol tan competitivo como Inglaterra es difícil… Estaba jugando en el ala izquierda: el míster me puso allí y tuve que jugar allí, porque quería jugar. No tuve ningún problema con Pochettino. Le dije: ‘Esta posición no es mía, pero si quieres puedo jugar allí’…”.

Su marcha al Guangzhou de Scolari: “Pensé que había llegado el momento de irme. ¿Dónde? No lo sabía. Pero yo quería irme. El entrenador no confiaba en mí, así que no había razón para quedarse. Era abril, mayo de 2015, faltaba un mes para acabar. Había hablado con el presidente Daniel Levy y le pregunté. Era un buenísimo y dijo: ‘Esperemos y veamos si tienes algo’. Tenía dos ofertas más de Europa pero eran cesiones y no quería eso. No voy a decir cosas malas sobre Inglaterra solo porque pasé un mal momento; fue un placer jugar con los jugadores de los Spurs. Y me marché al Guangzhou”.

La liga china: “El nivel no se puede comparar con España, Italia, Inglaterra, Alemania; es totalmente diferente. Pero en 2016 llegaron más jugadores: Gervinho, Lavezzi, Jackson Martínez, luego Oscar y Hulk y la liga creció. Hay nuevas leyes que hacen que sea más difícil comprar jugadores y otra que obliga a los equipos a tener tres menores de 23 años, así que supongo que volverá a caer un poco, pero aumentó después de 2015. El nivel no es alto, alto, alto, pero hay partidos que son muy físicos y equipos como Guangzhou y Shanghai que tienen muy buenos jugadores chinos y firmas extranjeras”.

Su fichaje por el Barça: “Mi representante me llamó. Mi respuesta fue: ‘Cuando tengas algo concreto, sentémonos y decidamos, pero no necesito nada loco en mi carrera en este momento’. Me quedaba un contrato de tres o cuatro años. Estaba claro: o me iba a Barcelona, o me quedaba, nada más. Estábamos en la fase eliminatoria de la Liga de Campeones asiática y Scolari quería mantenerme pero sabía que era una oportunidad única. Tengo 29 años, es Barcelona. Seguí diciéndole eso: ‘Esto es Barcelona. Estamos hablando del Barcelona”.

Buen papel en el Barça: “He oído decir que estoy silenciando a los críticos muchas veces, pero no es eso: no tengo que demostrarme nada. No juego para los críticos, juego para mis compañeros de equipo. Durante tres, cuatro años no he escuchado nada. La gente siempre habla y siempre lo hará. ‘Está bien ahora porque está en el Barça’, ‘Sólo era bueno porque estaba en China’, bla, bla, bla. Cuando estaba en Bragantino y fui a Corinthians era lo mismo; era lo mismo en Tottenham y en China. Lo he tenido desde el principio”.

Balance: “He tenido muchas experiencias y no cambiaría nada. Pasé de Brasil a los Spurs y de los Spurs a China, porque quería jugar. 2014 fue un año muy difícil; 2015 también fue difícil, con todos hablando: ‘Bah, la carrera de Paulinho terminó’. Todos dijeron que sí; dijeron que el nivel no era bueno, pero gané seis trofeos y en un año volví al equipo de Brasil. Ahora estoy en el Barça. Eso es fútbol. Fue una montaña rusa; nadie me dio una oportunidad, pero aquí estoy”.

Fuente: AS